18.nov.2011 / 09:22 am / Haga un comentario

No podrán las condecoraciones Ni los mil discursos declamados, realizar El milagro de Jesús con Lázaro. Aquella noche, Danilo, aquella noche trágica Se inmortaliza tu nombre de valiente De soldado del pueblo y combatiente.

Poeta, cuenta-cuentos, amante de la naturaleza, valiente, digno, de moral indomable, DEFENSOR DE LA JUSTICIA: DANILO ANDERSON; hijo ilustre de esta tierra amada, asesinado en la calle Vargas de Los Chaguaramos el 18 de noviembre de 2004, crimen horrendo, perpetrado por monstruos, quienes andan tranquilos y libremente, protegidos por gobiernos felones gozando los cobardes asesinos, de libertad en su “condición de perseguidos políticos”. Que desfachatez más repugnante

Con nuestro grito infinito de dolor EXIGIMOS JUSTICIA. Nuestra patria reclama justicia para su noble hijo, PARA NUESTRO FISCAL VALIENTE, que ofrendó su vida para defenderla con coraje y valentía.

Danilo: tú muerte no quedara impune, quienes pagaron para segar tú vida, pagaran su crimen, porque la bomba que explotó tú ser, no pudo matar tú espíritu que vive en la ley y está encarnado en el corazón de tú patria.

A Danilo en su memoria

Danilo, tu nombre como el de Aníbal.
Hoy inmortal y para siempre amado
Unido el dolor, a mi tristeza.
Unida la ira, a mi impotencia
Por no haber podido impedir tu asesinato
Arrasan hoy mis ojos, en lágrimas de ira

Te masacran, te asesinan, cobardes, viles
Aquellos que burlaron la justicia
Estando aún libres por su crimen.
Te masacró joven Danilo
La impunidad de la justicia
Fue cómplice ciega de tus asesinos
Luchaste sólo, como un coloso
En medio de la arena

Te dejaron morir Danilo, los cobardes
Los que cómplices silenciosos te abandonaron
En tu lucha titánica sin escudos
De que valen ahora mil discursos
Ni hermosas y resplandecientes condecoraciones
Si con ellas no logran, regresarte del arcano en vida
Como hijo digno de esta patria.

No podrán las condecoraciones
Ni los mil discursos declamados, realizar
El milagro de Jesús con Lázaro.
Aquella noche, Danilo, aquella noche trágica
Se inmortaliza tu nombre de valiente
De soldado del pueblo y combatiente.

Por eso Danilo, quedamente en silencio
Me recojo en un rincón de mi floresta
A llorar quedamente tu partida
De luchador y valiente justiciero.
El amor hoy, acompaña mi impotencia.

Deseo aplicar la mano justiciera
¡De tu justicia!
Aquella que siempre tú buscaste
Al enemigo infame, que cobarde te apaga.
Como la rosa nos brindaste tu alma
Aunque al hacerlo
Te clavaras sus espinas.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.