Noticias

2.oct.2013 / 12:04 pm / Haga un comentario

Este fin de semana nos incorporamos, con mucho esfuerzo pero con bastantes ganas, a la fiebre del pedaleo en bicicleta por la ciudad. Recorrimos la Avenida Francisco de Miranda, desde la Plaza Altamira y luego recorrimos la Avenida Principal de Las Mercedes. Fue extraordinario observar la inmensa cantidad de personas y familias enteras dedicadas a las actividades físicas, recreativas y culturales.

Y es que hay en la ciudad, en los últimos años, un auge militante por el reapropiamiento de los espacios públicos, ya sea para la práctica deportiva, para la recreación, la música y la cultura en general. Este es un aspecto clave, en un momento en que la sociedad en pleno rechaza los niveles de violencia en que vivimos. Hay urgencia en crear condiciones extraordinarias y altamente creativas de abordaje social que permitan minimizar los elementos que la originan. Para ello es necesario trascender las lógicas de la derecha reaccionaria, por medio del cual la violencia se combate con más violencia, con represión y exterminio.

Para salir de la violencia es necesario que los excluidos de siempre, tengan las herramientas para combatir un enemigo silencioso: el ocio. Es necesario generar las condiciones para que las nuevas generaciones puedan desarrollar plenamente sus habilidades físicas y mentales, de manera saludable, cotidiana, como parte del buen vivir individual, familiar y colectivo.

Por eso el empeño del Comandante Chávez (deportista apasionado)  en otorgar a la práctica deportiva un papel esencial tanto en la vida cotidiana de la gente, como en el desarrollo de esta generación de oro que se ha consagrado en los deportes de alta competencia. Existe una multiplicación de espacios, instituciones, centros de formación y entrenadores en todos los niveles y disciplinas, lo que ha permitido la incorporación de más y más jóvenes a las actividades deportivas.

Por toda la ciudad, en los barrios, en los parques y en las instalaciones deportivas se ven cientos de niños y jóvenes practicando beisbol, baloncesto, futbol, karate, pesas, ciclismo, esgrima, etc. Incrementar la práctica masiva de deportes y actividades físicas, nos dará una nueva generación de jóvenes apasionados y dedicados a la vida.

Otro elemento para la vida es la Música. La Música en primer lugar desarrolla el talento y la habilidad del individuo, y en segundo lugar, extraordinario por lo demás, forja la disciplina y el trabajo en equipo.

El Comandante Chávez (también apasionado de la música) no dudo en ningún momento en apoyar a nuestro querido maestro José Antonio Abreu, impulsando al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, para que alcanzara los niveles de crecimiento y masificación que le permitieran abarcar todos los rincones del país; con los niveles de excelencia y virtuosismo ya cotidiano para nosotros. Para orgullo de los venezolanos el Sistema de Orquestas y Coros cuenta con una extraordinaria capacidad operativa y logística con profesores de altísimo nivel, espacios de formación y de conciertos, instrumentos musicales propios y hasta un centro académico de lutería. Todo este esfuerzo empeñado significó, que para el cierre del año 2012, más de 350 mil niños y jóvenes estuvieran en formación en 285 núcleos a nivel nacional. Esta camada de muchachos está formándose para la vida y siendo ejemplo para todo un país orgulloso de ellos.

Donde hay deportes y música, hay paz y vida!!! Esta es una vanguardia dedicada a la creación, a la formación, a la armonía con la vida. Una generación de jóvenes ejemplo para todos los venezolanos.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.