Noticias

26.mar.2014 / 11:25 am / Haga un comentario

ministro_canan-300x225Las “espontáneas” protestas organizadas por militantes y asalariados de la extrema derecha, agrupados entorno a Voluntad Popular y Primero Justicia, han causado destrucción y muerte en los diferentes  focos donde se han enquistado, generando luto, dolor y repudio por parte de la mayoría demócrata del pueblo venezolano.

La derecha apostaba y calculaba que copiando las recetas de desestabilización y golpes suaves, impuestas y probadas en otros países, iban a mermar la gobernabilidad y legitimidad del Gobierno Bolivariano, electo democráticamente por mayoría del voto popular. Con esto consumado, la extrema derecha pretendía asaltar el poder por vía extraconstitucional. Querían imponer nuevamente su visión neofascista de gobierno: la tumultocracia.

Sus cálculos y expectativas fallaron. La puesta en escena de imponer la violencia y el terror no les “cuajó” y el rechazo mayoritario de la población les impidió avanzar en su estrategia de contar con apoyo popular para imponer sus disociadas ambiciones y saciar sus frustradas ansias de poder. Fracasaron en esta estrategia. No contaban con que el pueblo de paz resistiría sus embates de violencia. Ha imperado la razón, la fuerza de las mayorías, las cuales desean paz.

Ahora bien, reductos minoritarios de la extrema derecha han escalado en sus acciones violentas. Las llamadas “protestas pacíficas” han dado paso a sistemáticas y reiteradas acciones terroristas.

El RAE señala que el terrorismo es una “Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror” y es la “Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos”. Igualmente la Organización de Naciones Unidas señala que “los actos, métodos y prácticas de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituyen actividades cuyo objeto es la destrucción de los derechos humanos, las libertades fundamentales y la democracia, amenazando la integridad territorial y la seguridad de los Estados y desestabilizando los gobiernos legítimamente constituidos…” Estrategia global de las Naciones Unidas contra el terrorismo (A/RES/60/288, 8 de septiembre de 2006).

El escalamiento de la violencia, impuesta y dirigida por los líderes de la extrema derecha son claramente observables y merecen el repudio nacional e internacional, así como la contundente actuación tanto de los cuerpos de seguridad como de los tribunales penales. El odio y las miserias de la extrema derecha los ha dejado solos en el repudiado camino de la violencia, el caos y el terror. El saldo en la cuenta de las bandas terroristas de la extrema derecha suma cada día más muertes y destrucción. En este sentido, el accionar de los terroristas se puede caracterizar en:

  • Asesinatos selectivos y sistemáticos de efectivos militares y población civil en guarimbas y nichos de violencia opositora.
  • Uso de armas de guerra, artefactos explosivos e incendiarios.
  • Uso de barricadas y obstáculos en vías expresas, avenidas y calles principales en sus cotos y reductos violentos. Uso irracional de alambradas y guayas de la muerte, miguelitos, levantamiento del alcantarillado y derrames de aceite en las vías públicas, los cuales han generado muertes y una gran cantidad de heridos. Las guarimbas generan también el secuestro e inmovilización forzosa de vecinos, transeúntes, estudiantes y comerciantes, a los cuales se les impide y cercena el derecho al libre tránsito.
  • Destrucción y ataque sistemático en contra de instituciones públicas y privadas. Sin miramientos, los terroristas queman, saquean y destruyen por igual universidades, centros médicos, supermercados, bancos, comercios, autobuses, vehículos de carga. Pareciera que la orden de operaciones terrorista es arrasar contra todo lo existente.
  • Destrucción de los espacios públicos. Parques, plazas y zonas forestales no se han librado del odio fascista. El ecocidio contra árboles y jardines no tiene precedente en la historia venezolana. ¿Qué le habrán hecho los pobres arbolitos a los disociados violentos de la extrema derecha?
  • Persecución contra líderes chavistas, ataques y agresiones a sus hogares y grupos familiares. También están bien documentadas las acciones de violencia y amedrentamiento que los terroristas de la extrema derecha han efectuado contra médicos y colaboradores cubanos. Esto es Xenofobia. ¿Será que los médicos de la extrema derecha abandonarán sus confortables y redituables consultorios para prestar atención médica en los cerros o en los más lejanos caseríos del país?
  • El rostro del estudiantado ejerciendo su constitucional derecho a la protesta cívica, ha dado paso a la preponderante presencia de mercenarios encapuchados, apertrechados y organizados para la muerte y la destrucción.

¿Dónde están los líderes opositores, los de la Mesa Coja? Mudos todos ante la clara ejecución de actos terroristas, promovidos y ejecutados por sus íntimos aliados. Ningún opositor ha repudiado la violencia terrorista. Ninguno se atreve a discutir públicamente este tema, ante la plena conciencia que ello ocasionaría su expulsión inmediata de las filas de la derecha (tremendos demócratas). Cómo le hace falta a la oposición un líder que los guíe por la senda democrática.

No al terrorismo impuesto por la extrema derecha. Sí a la paz. Sí a la vida.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.