Noticias

19.may.2014 / 11:03 am / Haga un comentario

032614RHmarchaubch026En el debate político del país vuelve a hacerse presente la violencia política como arma de sectores de la extrema derecha, terroristas, quienes ya se encuentran aislados como foco pero se hacen presente en el escenario intolerante de romper el diálogo como acción política. Ante esto, el marco del III Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el cual nos permite un debate transparente y leal entre socialistas, que permite analizar detalladamente el contenido ideológico y programático del partido, que es lo que en esencia une a los revolucionarios, porque en el devenir histórico se ha demostrado que lo que suma a los revolucionarios es precisamente su propuesta de futuro, programática y como esa propuesta encarna una ideología.

En el programa político de la Revolución, desde esa elaboración histórica del Comandante Chávez a finales de la década de los 90, cuando determina que el camino del Socialismo Venezolano es pacífico y democrático, esto no quiere decir que ese camino sea inactivo o blando, sino un proceso de mucho combate y acción revolucionaria de calle, combinada en diversos escenarios pero sin duda siempre es persiguiendo la paz y la democracia. Estas dos alternativas revolucionarias, las cuales se han intentado violentar por la llamada “Mesa de la Unidad Democrática”, quienes expresan la existencia de factores externos que están conspirando y financiando una opción violenta, quienes tienen el derecho político a disentir, pero no tienen el derecho político a jugar en su aventura con la tranquilidad de la Patria.

Ante la irrupción de esos elementos, uno rescata el tema programático; nosotros los venezolanos y revolucionarios, es decir, la mayoría, que está identificada con la construcción de una Revolución, está de acuerdo con que se transite siempre por el camino de la democracia y que prodigue la construcción de escenarios de paz. Precisamente el Congreso del partido debe unificarnos de manera de garantizar la potencia política, pero eso a la vez va a tener sus implicaciones prácticas. Cuando hablamos de una Revolución que promueva el modelo democrático y patagónico, es porque aunque es el camino largo, es la vía de la superación de las contradicciones, por supuesto requiere de mucha paciencia y claridad estratégica.

Este escenario de debate en el congreso, bien identificado y discutido por la militancia nos debe permitir garantizar que se mantenga la firmeza política, es por ello que reiteramos que las banderas de la paz y del diálogo, son símbolos de los revolucionarios.

Desde el momento en que se instaló la mesa de diálogo se consolidó como un triunfo político el establecimiento del mismo, el que la derecha quiera romper con ese escenario no significa que esta alternativa del diálogo deje de ser la más importante, debido a que es el que nos permite entrar en concordancia con el mundo libre, ese mundo que está exigiendo que los pueblos diriman sus contradicciones en paz, un mundo que ha dicho que no está de acuerdo con los golpes de estado y los países latinoamericanos que decidieron convertir esta zona en un territorio de paz y desarrollo.

En este contexto, el diálogo es un avance de la Revolución, por eso ante esta ofensiva de la derecha nacional e internacional de bloquear la paz en nuestro país, nosotros reiteramos: Creemos que es momento de que UNASUR haga valer su prestancia, llamar a decantar la postura política de la derecha para que sea seria.

Nos parece incorrecto que sectores de la oposición venezolana, hoy día estén a la cola de voceros seudoestudiantiles radicalizados, ¿Por qué seudoestudiantiles? Debido a que son jóvenes que no estudian, mueven una masa que no son estudiantes y los intereses que prodigan no son los de la mayoría que contradice la labor histórica del estudiantado.

Permanente en Venezuela había una acción en política que decía que los estudiantes estaban asociados a las acciones triunfantes en Revolución pero en este caso estos actores seudoestudiantiles están asociados a los valores de modelos anteriores de desigualdad y atropello; desde ese punto de vista es incorrecto como estos voceros fijan posición y arrastran detrás de eso a los representantes de la derecha, quienes están rompiendo cualquier escenario de solución pacifica a los problemas de Venezuela.

Por otro lado tenemos que señalar la relación que hay entre sectores de la oposición con el tema de la violencia; para nosotros es relevante el que reaparezca la violencia porque cada vez queda con menos discurso, el tema del terrorismo es ese, son acciones que buscan generar respuestas sociales salvajes y sin conciencia pero precisamente por eso carece de un discurso racional que lo justifique, la violencia se hace presente en focos opositores, hoy más que nunca concentrados en el estado Miranda, es decir, en Chacao, Baruta, El Hatillo y quiere reinsertarse en Sucre, estas, son expresiones de grupos que han perdido la base social de apoyo y que han querido ampararse en pequeñas acciones puntuales y violentas.

No es serio destruir el país, ni tampoco hablar de hambre y desabastecimiento quemando camiones de comida, mucho menos hablar de inseguridad y generar caos, es contradictorio que la primera acción política de la oposición fue destruir a la Fiscalía General de la República, y hoy van a ese lugar a que se le respeten los derechos.

En este momento levantar la bandera de la unidad está reflejada en nuestro programa estratégico como revolucionarios, es parte de nuestro compromiso político programático y eso se expresa hoy en que seguimos construyendo paz done la Revolución se está construyendo, donde el pueblo manda sigue habiendo paz y ante la irrupción de esos escenarios de la violencia sigue siendo la postura de los revolucionarios garantizar la unidad en todas nuestras premisas.

Es el momento en que todos nuestros alcaldes revolucionarios llamen al diálogo en sus municipios que todos los consejos comunales y salas de batalla llamen al diálogo en su espacio, que sea una consigna de todos los socialistas para no darle pie al escenario del saboteo que mantiene la derecha para romper con nuestra iniciativa de paz, todos los que nos consideramos revolucionarios; pasemos a la ofensiva llamando al diálogo la paz y a la construcción de socialismo.

Luis Figueroa

Concejal del municipio Sucre del estado Miranda

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.