Noticias

13.jun.2014 / 11:30 am / Haga un comentario

mara-roja-caracas-540x294En momentos políticos como los que vive Venezuela, donde existe un Gobierno que cuenta efectivamente con el apoyo del pueblo, que por su práctica política y por su doctrina ha identificad correctamente y ha fortalecido lo que es ese espíritu del pueblo de ser valorado, de percibir que hay ajustes y cambios permanentes para atender sus necesidades, esto es sin duda un rol protagónico.

Estos gobiernos también chocan con fuerzas contrarias, que lo atacan, por ende pudiéramos caracterizar este momento donde estamos viviendo una confrontación política de modelos; sin duda el modelo del capital, aquel que impone el privilegio de pocos sobre la mayoría, que impone la explotación del trabajador por parte del que controla los medios de producción, esos actores que han subestimado siempre la capacidad de decisión del pueblo, ese capitalismo esta confrontado contra el modelo que impulsa la Revolución, el modelo promovido por el Comandante Chávez, que ha sido expresión y un acumulado de toda la enseñanza histórica de las luchas libertarias de nuestro país, la lucha de los aborígenes contra la conquista y los negros contra la esclavitud.

Es decir, el modelo socialista ha permitido una mejor distribución igualitaria del producto de la renta petrolera que ha bajado la desigualdad al mínimo, un modelo que promueve la participación colectiva, la cooperación y el buen vivir. Es por ello que ante un escenario de confrontación sin duda tiene un peso muy especial, La Unidad de los revolucionarios que son los que al final de cuenta dotan de contenido y discurso político esa forma de gobernar.

Este Gobierno no debe ser visto como una dirección que asiste a la gente, un gobierno que en su actuación sustituye a la gente, al contrario, este es un Gobierno que le ha dado rostro y voz a las mayorías, pero precisamente en este ejercicio político darle participación a la sociedad, se requiere un constante proceso de politización, formación, acompañamiento y búsqueda colectiva del liderazgo de la sociedad.

En los 14 años de Revolución, la participación política del Comandante Chávez, en su rol de comunicador y conductor político de la misma, marcó esa conciencia de la gente, esa disposición de asumir cambios y transformaciones que identificaran al país con lo que pide la mayoría; hoy día ya sin la presencia física del Comandante, debemos todos asumir ese rol de educadores, eso implica que se requiere la máxima unidad política de los revolucionarios, en esa labor de dotar de contenidos la acción en la calle, tanto la acción de gobierno en sus misiones e instituciones como las acciones vinculadas a la construcción estratégica del poder comunal y en la construcción estratégica de esa unidad Cívico-Militar.

Como el modelo de la Revolución cuenta en su ecuación con un rol de vanguardia unida, sin duda entones el tema de la unidad debe ser constantemente rescatado como un tema clave para el Socialismo, en un momento de confrontación con el factor contrario y de clases que busca arrinconarnos, la primera prioridad es la unidad política, que es la que nos da fuerza y contundencia por 3 razones:

  1. Permite garantizar la homogeneidad en la atención al pueblo para que apalanque el proceso de transformación social
  2. Porque garantiza la cohesión de todas esas estructuras en la defensa de los logros de la Revolución
  3. La unidad en torno al liderazgo, se requiere una plena identificación de todos los revolucionaros en estar unidos para ir hacia adelante en este trabajo de construir Socialismo.

Digo esto porque sin duda esta etapa que está viviendo Venezuela no se encuentra escrita en ninguna parte ni hay un diseño predeterminado que nos diga cuales son los caminos a tomar. El Comandante Chávez abundó en su lucha por el pueblo dictar pautas sobre una política anti imperialista, una política unionista en América Latina y el mundo, una política multipolar, que promueve la participación protagónica del pueblo.

Chávez dejó muchas premisas pero en la construcción de las referencias tácticas siempre hay algo nuevo que evaluar, ante esas tareas tenemos al camarada Nicolás Maduro, que en principio fue el cuadro político con el que el Comandante sintetizó sus aspiraciones y nos recomendó que lo reconociéramos como un cuadro para dirigir esta etapa. Sin duda los que reivindicamos el legado de Chávez respetamos su opinión política y hemos visto con mucha satisfacción el grado de entrega y de compromiso que ha tenido nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro, y por encima de toda esa gran vocación para el avance, para comprometerse, revisar las cosas que se le dicen, ser autocritico y profundamente comprometido con el legado de Hugo Chávez.

Entonces, en este momento político donde hay un ataque por parte de los factores de derecha, magnicidas y apátridas, no debe haber duda de que es un objetivo de los revolucionarios fortalecer esa unidad, no solamente de los cuadros de los organismos de dirección, sino esa unidad tan bonita y tan propia de un pueblo de hermoso sentimiento como es Venezuela, esa unidad en torno al amor y al legado del Comandante con el trabajo político que vienen haciendo sus hijos.

Desde ese punto de vista, ante la acción provocadora de la derecha que busca sembrar discursos donde se auspicie la aspiración individual de camaradas, donde se auspicie una percepción de debilidad a lo interno de los revolucionarios, la respuesta debe ser contundente, ¡Unidad! Ninguna postura individual de un camarada que aspire promover su rol como actor político o que aspire tener roles de dirección política estará por encima del objetivo colectivo que tiene la Revolución, de la labor compuesta que tienen los órganos de dirección política del PSUV ante lo que le exige la Patria.

Ningún discurso que pudiera calificarse de oportunista, cuan porque sin tener diferencia de fondo auspicie divisiones solamente por un requerimiento táctico de reconocimiento de poder, puede ser permitido por los revolucionarios. Actualmente se requiere firmeza, no porque haya amenazas reales que afecten a la unidad del partido sino visto como es la enseñanza de Chávez, visto a futuro es necesario que siempre vayamos adelantados al desarrollo de la coyuntura; cada proceso de postulación de camaradas o de elección, siempre surgen opiniones aisladas que pretenden nublar la percepción de unidad.

Decimos: Este es el momento donde debemos enfrentar cualquier práctica oportunista y cualquier opinión que contenga posturas ideológicas incorrectas, hoy día la principal prioridad es garantizar la continuidad de la Revolución en Venezuela, eso se garantiza con la unidad política de los Bolivarianos.

Nuestros camaradas de dirección política debemos hacer todos un gran esfuerzo por la Revolución, sea visible o no, la conformación de cuerpos colectivos de dirección política es un esfuerzo complejo que en un momento como este done estamos bajo la amenaza de la derecha y del magnicidio y la intervención imperialista, sin duda la respuesta correcta es Unidad, luego el congreso, ya está anunciado por la Dirección Nacional del Partido, vendrán momentos de ajustar el partido de bajo hacia arriba, desde sus UBCH, revisar su estructura, sumando niveles de redes de luchas por el buen vivir y de ahí, ir escogiendo las direcciones municipales, parroquiales, regionales, la dirección nacional del PSUV ya anunció que eso está terminando a finales del mes de enero del año entrante.

Hoy día, el reto y la gran tarea es garantizar la unidad política, no de discurso sino de compromiso diario con el pueblo Bolivariano, Socialista y Anti imperialista de Venezuela.

Luis Figueroa

Concejal

@luiscar07791492

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.