Internacional

30.sep.2015 / 02:05 pm / Haga un comentario

Como salidos de una revista antigua, acartonados, olorosos a naftalina, vintage y mucho, pero mucho Botox, salieron del closet un grupo de expresidentes latinoamericanos y exjefes de gobierno del Reino de España (con su monárquica genuflexión) para atacar nuevamente a Venezuela. Sin otro oficio conocido, estos autoproclamados “notables” dedican todas sus energías a la mentira, la difamación y el desprecio contra el pueblo y las instituciones venezolanas.

La “Declaración de los Expresidentes sobre el Proceso Electoral Venezolano” no tiene desperdicio. Pide a gritos impunidad para los crímenes cometidos por la extrema derecha venezolana. Es un rosario de injerencias sobre los asuntos internos del país y por sobre todo, parece un panfleto político (solo les faltó poner el logo de la MUD).

La Declaración parece una pieza ornamental (Jarrón Chino) que no tiene impacto, veracidad, ni masa popular que los respalde. Pero tiene el veneno suficiente para hacer ruido y cacareo mediático (su único fin).

En la Declaración, los “notables” arrancan diciendo que están preocupados por el “Estado de Excepción y el cierre de la frontera de Venezuela con Colombia” y el “uso de la Justicia para condenar a líderes de la oposición democrática como Leopoldo López”.

En el tema del Estado de Excepción, los “notables” no mencionan el saqueo y ataque contra nuestra economía y nuestro pueblo, dirigido por bandas criminales y paramilitares colombianos con la total venia y tolerancia de las autoridades del otro lado de la frontera. Solo le angustia a los “notables” que la “suspensión temporal de determinadas garantías constitucionales” pueda afectar el “ejercicio efectivo de la democracia representativa”. Solo les importa que haya elecciones (que las habrá) pero no les importa en lo más mínimo el sicariato, el narcotráfico, el contrabando de extracción y los ataques a nuestra economía.

En cuanto al líder neofascista Leopoldo López, los “notables” se expresan “preocupados” por la condena impuesta a este criminal y afirman (como jueces celestiales) que existe “falta de independencia del Poder Judicial respecto del Poder Ejecutivo”. No se consternan los “notables” por la operación dirigida personalmente por López, denominada la Salida violenta, copiando las recetas gringas de las revoluciones de colores para escalar la violencia y forzar la salida del gobierno. Los “notables” no tomaron nota, ni se dieron por enterados de las docenas de muertos, heridos y la destrucción causada por las hordas violentas de López. En cualquier otro país este individuo sería catalogado como terrorista. Pero ya conocemos la doble moral de la derecha, para defender y justificar a sus aliados (al monstruo de Pinochet, con reverencia, le decían el Segundo Libertador de la Patria).

La crispante angustia de los “notables” reclamando “elecciones libres” no trasciende la burda reproducción del irresponsable discurso de la extrema derecha venezolana, cuyas acciones violentas y temerarios intentos de romper el hilo constitucional (golpes de Estado, Paros petroleros, guerra económica, etc.), los ha alejado irremediablemente del apoyo popular. Quienes han perdido la “confianza en el voto” son los grupos fascistas que se alejaron de la senda político-electoral, para anotarse en la violencia terrorista. Solo la derecha histérica insiste en mal poner a nuestro sistema electoral, el más moderno, transparente y auditado del mundo. Los “notables” omiten, con absoluto descaro, que en Venezuela “acudir a las urnas electorales, y decidir de manera pacífica, constitucional, electoral y democrática” es un ejercicio cotidiano, masivo y soberano de nuestro pueblo, sobre el cual podemos dar lecciones a cualquier país del mundo (desde 1998 hemos realizado más de 15 procesos electorales).

Los “notables” expresidentes pecan de falsedad al señalar que en nuestro país hay una “expulsión masiva e indiscriminada, por razones de nacionalidad, de colombianos”. Para iluminar su ignorancia y desprecio hacia la solidaridad de nuestro pueblo, hay que informarles que en Venezuela viven más de 5 millones de colombianos perfectamente integrados en el ámbito laboral, educativo y social. Estos hermanos colombianos vienen en masa huyendo del paramilitarismo y la pobreza, elementos que miserablemente omiten los “notables”. ¿Estarán defendiendo los “notables” expresidentes a las mafias de contrabandistas, a los paramilitares y a los criminales que se lucran expoliando al pueblo venezolano? Queda la duda.

La lista de “notables” expresidentes de extrema derecha que firman la declaración no deja de sorprender ni de causar indignación. No es casual que los “notables” allí reunidos formen parte de una exclusiva fauna de políticos de derecha con grandes prontuarios criminales por corrupción, delitos electorales y crímenes contra sus propios pueblos. Veamos algunos casos:

  • Nicolás Ardito-Barletta, Panamá. Fue agente del Banco Mundial y de la Alianza para el Progreso. En las elecciones de 1984, su victoria como candidato del Partido Revolucionario Democrático fue “considerada fraude por la oposición”.
  • José María Aznar, España. Su gobierno se caracterizó por la liberalización económica y la privatización de las principales empresas públicas, ocasionando masivas protestas (como la Huelga General de 2.002), por las precarizaciones en el sistema educativo, social y laboral. Ante el Tribunal Supremo se presentó una querella criminal en su contra por delitos de lesa humanidad por “implicar a España” en los ilegales bombardeos y ataques contra Irak sin aprobación de la ONU.
  • Armando Calderón Sol, El Salvador. Fundador del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Fue secretario particular de Roberto D’Aubuisson Arrieta, vinculado a los escuadrones de la muerte. Lideró un programa de reformas liberales, para “reconvertir el sector público”.
  • Felipe Calderón, México. En 2006 se autoproclamó vencedor de las elecciones presidenciales en medio de intensas protestas y acusaciones de fraude electoral por parte de partidarios de Andrés López Obrador, que exigían recuento de los votos. El Tribunal Electoral resolvió las impugnaciones a favor de Calderón, el cual tomó posesión del cargo, en el Palacio Legislativo “entrando a la fuerza, por la puerta trasera del recinto… en medio de una sonora pitada”. Durante su gobierno se efectuaron fragrantes violaciones a los Derechos Humanos por parte del Ejército, sobrevino la Crisis de la Tortilla y aumentaron los niveles de pobreza.
  • Alfredo Cristiani, El Salvador. Bajo su gobierno se ejecutó la masacre de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), donde fueron asesinados ocho jesuitas a manos de efectivos del ejército salvadoreño. Entre otras violaciones a los Derechos Humanos se descubrió la existencia de centros de tortura, como el de Isla de Los Patos, propiedad del propio Cristiani. Aplicando la formula neoliberal privatizó la banca, y fue acusado de corrupción por usar testaferros para la adquisición del Banco Cuscatlán.
  • Fernando de la Rúa, Argentina. Fue responsable del “Cacerolazo”, protesta popular ocasionada por la grave crisis económica desencadenada por la restricción a la extracción de dinero en efectivo (Corralito). Esta crisis causó su renuncia y durante las protestas “39 personas fueron asesinadas por las fuerzas policiales y de seguridad, entre ellos 9 menores de edad”. Fue procesado por varios crímenes como “sobornar legisladores para conseguir la aprobación de la Reforma Laboral del año 2000” y por el “megacanje” de la deuda (cobraron comisiones por más de 150 millones de dólares).
  • Lucio Gutiérrez, Ecuador. Llegó al poder gracias a su discurso izquierdoso, con gran apoyo de los movimientos indígenas; pero rápidamente se vendió a la derecha ecuatoriana y al gobierno norteamericano. Bajo el gobierno de este “demócrata”, descabezó a la Corte Suprema de Justicia, al Tribunal Constitucional y al Tribunal Supremo Electoral. También recibió varias denuncias por corrupción y se le recuerda por la “Rebelión de los Forajidos” (alzamiento golpista en su contra).
  • Ricardo Martinelli, Panamá. Este “demócrata” fue denunciado por su propensión a “espiar electrónicamente a sus adversarios políticos” y tiene una larga lista de casos de corrupción y peculado. La Corte Suprema de Justicia lo acusa de casos de sobornos y extorsión, sobreprecios, fraudes financieros, etc. Este protoprócer de la derecha panameña huyó de la justicia de su país radicándose, cómoda e impunemente, en Miami, protegido por las autoridades norteamericanas.
  • Mireya Moscoso, Panamá. También acusada de corrupción y malversación de fondos. Pero estas son nimiedades ante el escándalo internacional provocado por el indulto que otorgó, días antes de terminar su mandato, a los terroristas Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez, Pedro Remón y Guillermo Novo Sampol, procesados por el intento de asesinato contra Fidel Castro en la Cumbre Iberoamericana. La derecha protegiendo a sus demonios.
  • Jorge Quiroga, Bolivia. Fue vicepresidente del exdictador Hugo Banzer (Cuando le preguntaron sobre el Plan Cóndor respondió “eso pasó, déjalo en la historia”). Acusado de corrupción por el uso y manejo de los “gastos reservados” y por la firma de “contratos con trasnacionales petroleras sin autorización del Parlamento”.
  • Álvaro Uribe, Colombia. El mayor de los capos entre los “notables” firmantes, tiene un amplio prontuario de “exterminio de dirigentes sociales, campesinos, sindicales, defensores de los derechos humanos y periodistas”. Tiene probados vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo. Sus crímenes más destacados son: Parapolítica, apoyo a grupos paramilitares para alcanzar cargos de elección popular en alcaldías, gobernaciones y el Congreso; Falsos Positivos, ejecuciones extrajudiciales de civiles inocentes, para hacerlos pasar luego como guerrilleros; Interceptaciones Ilegales, utilización del DAS para operaciones de espionaje. Entre sus diferentes casos de corrupción, resaltan las “dádivas” a funcionarios para lograr el voto “favorable al proyecto de reforma constitucional que permitió que Álvaro Uribe Vélez aspirara a un segundo mandato presidencial” o casos de financiamiento de sus campañas electorales con recursos provenientes del narcotráfico y el lavado de dinero (Uniapuestas).

Ninguno de los “notables” firmantes tiene autoridad moral alguna para exigir nada a Venezuela, a su gobierno y a su pueblo. Todos nuestros procesos electorales y judiciales, se efectúan en el marco de la Constitución y las leyes; mal pueden estos decrépitos “notables”, con amplios prontuarios criminales, venir a agredir a nuestro país y además exigir impunidad para los terroristas y golpistas criollos.

La Declaración de los “notables” en contra de Venezuela aparece “patrocinada” por una tal Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), con sede en Miami. Por sus “notables” miembros, este parece un club exclusivo para Jarrones Chinos, cuyos asociados deben cumplir invariablemente la condición de defensores del neoliberalismo y del neofascismo. Se reconocen como un “foro internacional no gubernamental” (Think Thank, laboratorio constructor de opiniones), llena hasta el techo de supuestos “demócratas respetuosos de la alternabilidad democrática”, apoyados en desinteresados “empresarios y editores de la prensa independiente”. Parece que su único tema en la agenda es Venezuela y uno que otro molestoso gobierno de izquierda. Para ellos, no existe ningún otro problema en el mundo.

No aparece por ningún lado quien financia sus bacanales contra Venezuela. Pero no es difícil imaginar la danza de millones que desde el imperio logran acopiar para sus filantrópicos fines. Esperaremos una vez más a que WikiLeads desclasifique los estados de cuenta para saber a qué amo le ladran estos perros. Sin embargo, y como adelanto, la propia página del IDEA deja al descubierto por donde vienen los tiros: aparece rozagante el nombre de Nelson Mezerhane Gosen (el ratero del Banco Federal y Globovision) como flamante editor de la Revista IDEA. Casi nada. Y también le hace compañía como Director del IDEA, Asdrúbal Aguiar (Excopeyano reconvertido en cándido independiente). De seguro todos están en la nómina de alguna floristería o preescolar cuyo accionista es la National Endowment for Democracy (NED) o en alguna peluquería fachada de la Agencia del Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID). Por cierto que el IDEA coloca en su página WEB los logos de la OEA y la Comunidad Europea, como si fueran “patrocinados” por estas instituciones. Todo un aparataje creado para la agresión y la injerencia contra Venezuela.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.