Análisis

24.may.2017 / 10:28 am / Haga un comentario

No hay otro término que pueda expresar mejor el salvajismo infame, cruel y sanguinario utilizado por la derecha para exteriorizar sus rabias y frustraciones, quemando gente y atacando a ciudadanos inocentes en lugares públicos. Este peculiar “momento político” de la derecha debe catalogarse y denunciarse como la Barbarie Fascista. El pináculo de la irracionalidad, la demencia y la decadencia moral. Ejecutar linchamientos como forma de expresión política,vaya avance de la derecha. Han superado ampliamente a la “descarga de arrechera” y a “La Salida” violenta.

Preguntar por algún nivel de racionalidad, sapiencia, sensibilidad o respeto por los otros no tiene sentido. Disfrazados de demócratas o impolutos ciudadanos, la extrema derecha súbitamente se transmuta en bestias salvajes. Son hordas que Voluntad Popular y Primero Justicia han logrado enajenar hasta sacarles lo mejor de sus demonios y miserias. Las hordas fascistas están infectadas gravemente de odio e intolerancia. Esto es incurable. Es una bomba de tiempo, más que para las fuerzas del orden público, para la propia dirigencia opositora que los ha estado azuzando y utilizando en sus innobles fines de asaltar el poder. Las turbas están fuera de control. Sedientas de sangre, solo esperan el momento oportuno para “descargar su arrechera” contra todo lo que le huela a su adversario político, al Chavismo, al pueblo humilde. En su momento no acatarán más “ordenes” de la infame dirigencia fascista que los ha financiado y exaltado. Les ocurrirá como a Estados Unidos que creó y armó a grupos terroristas como Al Qaeda y el Estado Islámico y luego no pudieron controlarlos. Es el mismo error (horror) con el mismo método de violencia y caos. Ahora viven en occidente bajo el perpetuo terror al terrorismo.

Ya lo hemos advertido en artículos anteriores. La derecha sufre de una gravísima deshumanización y desconexión moral. Los episodios de violencia desatada, de linchamientos, de hogueras del odio, han estado totalmente aupadas, estimuladas y legitimadas por los líderes de la extrema derecha y sus medios afines.

En este brote psicótico de las hordas de la derecha, pretenden ser la justicia divina, ser jueces y verdugos. La Santa Inquisición resucitada. Los linchamientos han marcado un terrible precedente, pero este es el sueño hecho realidad de los líderes neofascistas Borges, Capriles, López y Guevara: que los ciudadanos venezolanos se maten entre sí. Felicitaciones, han logrado el cenit de la barbarie, la ruindad política.

La turba está desatada. Son hordas fascistas sedientas de sangre. A la vanguardia de las acciones de violencia criminal (ataques terroristas y linchamientos), va horonda la clase media alta, descargando intolerantes su odio y frustraciones. Sociológicamente, presenciamos la rebelión del sifrinaje, que víctimas de la manipulación de la derecha (tanto de sus líderes como de sus medios), han visto suprimidos todos sus mecanismos y controles éticos y morales. Agredir a otros no es parte de nuestra idiosincrasia. Este episodio psicótico de esta jauría violenta de la extrema derecha, es la consecuencia de los bajos y ruines modos con que sudescocada dirigencia ha pretendido hacer política.Este es solo un pequeño “daño colateral” en su demente y desquiciado plan por asaltar el poder. Miserables y despreciables maquinadores. Ni imaginar la cruzada de exterminio que iniciarían en el supuesto negado de alcanzar sus fines.

A los supuestos demócratas, a los que se rasgan las vestiduras y gritan a los cuatro vientos que quieren libertad y democracia, se les han caído las máscaras (o más bien enmascarados es que han revelado su verdadero ser), presentándose como unos aventajados discípulos delos supremacistas arios del KuKluxKlan (KKK), de la élite de las sanguinarias Schutzstaffel( SS) Nazis, las monstruosas milicias Camisas Negras de Mussolini, las Falanges Españolas de las Jons o los neonazis cabeza rapadas, mejor conocidos como los Skinhead.

Compare usted las sangrientas historias de todos estos grupos violentos con las acciones de la derecha fascista criolla. No se sorprenda, no encontrará muchas diferencias. Quemar y linchar gente parece la predilección de la turba. Se ha impuesto la Barbarie Fascista en el seno de la perturbada derecha. Son crímenes de odio contra sus propios hermanos.

Pero siempre hay esperanzas. Hay que insistir en el camino de la paz y el diálogo. Hay que recomponer el modelaje civilizatorio, la moral y los valores de respeto y tolerancia. Recomponer la noción de ciudadanía y el supremo amor al prójimo. Así es que somos los venezolanos.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.