Análisis

5.sep.2017 / 03:49 pm / Haga un comentario

Hay un refrán popular que dice “el ojo del amo engorda al ganao”, y cuando se trata del estado  Miranda, igual que todo el país, el amo no es un hombre o una familia, sino un Pueblo organizado.

Un Pueblo corresponsable que cada día más está demostrando su capacidad para convertir en letra viva lo escrito en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el Art. 133, donde se plantea que “toda persona tiene el deber de cumplir sus responsabilidades sociales y participar activamente  en la vida política, civil y comunitaria del país…”

Esto significa el incluirnos todos en la solución de nuestros problemas, porque quienes sabemos con exactitud quién tiene  alguna necesidad es su propio vecino, y sólo organizándonos podemos encontrar salidas solidarias, reales y permanentes.

Por ejemplo, en La Tortuga, Municipio Independencia, en los Valles del Tuy, la comunidad organizada bajo el Comando Estatal Zamora 200 tiene la posibilidad de: hacer un mapeo, de las necesidades colectivas e individuales; establecer un orden de prioridades para ir resolviendo cada necesidad; crear planes y proyectos concretos, que incluyan no sólo el listado de problemas, sino las soluciones con la inclusión de cada una de las personas de esa comunidad, y sus respectivas responsabilidades; exigirle a las autoridades los recursos y el apoyo técnico para los procesos y logros; y, finalmente, establecer una contraloría social que verifique si se va cumpliendo dentro de un cronograma concreto, cada meta. Tal como lo establece el Art. 7 de la Ley Orgánica del Poder Popular.

De esta manera, si la comunidad determina que para  la escuela bolivariana se requiere la construcción y dotación del comedor: se debe buscar el personal para diseñar el espacio; determinar los materiales de construcción necesarios, seleccionar y formar, si es el caso, a los trabajadores;  hacer un proyecto con costos reales y un cronograma preciso para la culminación de la obra; presentar ante la instancia correspondiente el proyecto; gestionar los recursos; ejecutar la obra, y realizar una contraloría permanente para que no se pierda ni tiempo ni dinero. Así se rompe con la cadena de los contratistas y subcontratistas, y los logros harán más fuerte la cohesión colectiva.

Desde el gobierno constituido, desde los funcionarios electos, la responsabilidad está en: establecer  un equipo para la formación técnica de las comunidades, para  hacer los talleres donde aprendan a hacer los proyectos y también hacer los enlaces para que los entes educativos formen a la gente para cada fase de los proyectos; igualmente, los gobernantes deben establecer procedimientos económicos que permitan dotar con los recursos de manera rápida y expedita a las comunidades para el desarrollo de cada proceso;  se crearán los equipos de supervisión para trabajar en conjunto con la gente; la auditoría debe ser transparente; y la rendición de cuentas, una obligación implacable. Sólo juntos lo haremos bonito.

El Pueblo Patriota gobierna obedeciendo.

Sígueme

Twitter: @HectoRodríguez

Instagram: hectorrodriguezcastro

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.