Noticias

6.sep.2017 / 11:30 am / Haga un comentario

Sucre. 06,09,2017 (CiudadCCS).-Entre la anarquía y la desidia viven los vecinos del municipio Sucre. Inseguridad, basura, caos vehicular y vendedores de la economía informal son sólo algunos de los problemas a los que se enfrentan diariamente los residentes este sector del estado Miranda.

Las aceras de la avenida Francisco de Miranda a la altura de la estación de Metro de La California se han vuelto el albergue para los buhoneros y para que los vecinos depositen los desechos sólidos, impidiendo la cómoda movilidad de las personas.

Ana Rodríguez, usuaria del sistema de transporte subterráneo, lamentó esta situación que se está suscitando desde hace varios años. “Uno debe caminar entre todos los buhoneros intentando no tropezarlos, porque de paso se molestan. No sé por qué el gobierno local no se ocupa de recuperar estos espacios públicos”.

Continuar transitando la vía hasta llegar a Petare no mejora el panorama en nada. Allí, los huecos de grandes dimensiones se apoderaron de la vialidad y los tarantines improvisados de las aceras.

Sardinas, charcutería, frutas, hortalizas, verduras, granos y sopa son solo algunos de los productos que ofertan estos comerciantes.

“Esta situación ha contribuido mucho a la inseguridad, porque aquí o te roban o corres el riesgo de que te atropellen si te vas por la carretera”, comentó Magali Santos, habitante de la zona.

A todos estos males se le suman las personas que se dedican a revender los productos de la cesta básica y de higiene personal en la avenida principal de La Urbina.

“Vendo y compro a buen precio arroz, pasta, aceite, harina de maíz, azúcar, papel”, se ha vuelto común escucharlo.

“Es lamentable ver a tantos chamos dedicados al bachaqueo. También han agarrado por costumbre hacer la cola para comprar el pan y luego revenderlo con total descaro”, manifestó el encargado de un local de ropa de vestir.

TIERRA DE NADIE

La ineficiencia de la gestión del alcalde del municipio, Carlos Ocariz, se evidencia en el sector. Sin embargo, pese a la incapacidad gerencial demostrada por el funcionario, actualmente aspira optar por el cargo a la gobernación del estado Miranda.

“Más de cuatro años lleva el municipio Sucre en el completo abandono. Nunca había visto mi sector tan feo como lo estoy viendo ahora y entonces me pregunto ¿cómo es que si un municipio le quedó grande piensa poder con todo un estado?”, dijo José Soto, habitante del barrio La Unión.

Los alrededores de la plaza El Cristo, un espacio emblemático de la parroquia, también forman parte del caos urbano reinante.

La basura, los mototaxistas estacionados en medio de las calles, la mala pavimentación y los trabajadores de la economía informal se apoderan del panorama.

“El municipio Sucre está cada día más lleno de huecos, basura, la inseguridad es insostenible, de verdad lo han convertido en un charco de agua”, indicó Francisco Gutiérrez, comerciante del lugar.

En Palo Verde, la situación no varía mucho. Los daños producto de las guarimbas realizadas por sectores de la derecha aún están palpables.

“Aquí agarraron un poco de tierra y la regaron en medio de la calle, impidiendo el paso por uno de los canales. Ya se acabaron las protestas, nadie se acordó de recoger eso y ahora eso afecta a quienes vivimos aquí”, expresó Marina Sánchez, residente de la calle 13 de la urbanización Lomas del Ávila.

Muy cerca en la calle 5 de la avenida Central se encuentra la carrocería quemada de dos autos.

“Ese fue el regalito que nos dejó la guarimba”, comentaba una transeúnte a otro.

La basura también inunda el lugar. “Aquí la basura no la recogen con regularidad y tampoco las personas colaboran. A veces, algunos vecinos la queman pero eso afecta la salud. Cuando buscan votos sí nos visitan, pero el resto del tiempo somos el patio trasero de los municipios Baruta, El Hatillo y Chacao”, expresó Sergia Rodríguez, residente desde hace más de 25 años de Palo Verde.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.