Análisis

2.sep.2015 / 03:11 pm / Haga un comentario

Bien deschavetados y desesperados están los norteamericanos con derecho al voto, al mantener a Donald Trump a la cabeza de sus preferencias para las elecciones presidenciales del año 2016. A pesar de la patanería y lo burdo de este personaje carnavalesco, se mantiene arriba en todas las encuestas y es la comidilla de toda la prensa mundial, más por sus disparates y controversias, que por la presentación de un programa de gobierno serio y respetable. Para molestia de todo el mundo, cada vez que Trump abre la boca se hunde en declaraciones xenofóbicas, racistas y reaccionarias. Ya ha dejado en el camino a varios asesores electorales. Sin embargo, por su discurso altamente reaccionario es un digno candidato de la extrema derecha norteamericana.

Trump, con su porte de realeza europea añejada y su pronunciado bisoñé ha estado liderando las encuestas para las Primarias Republicanas desde el mismo primer día de las postulaciones. Este excéntrico millonario está superando a tiburones como el exgobernador de Florida, Jeb Bush y al gobernador de Wisconsin, Scott Walker. Incluso ha puesto a pasar pena al inefable senador de Florida, Marco Rubio (enemigo declarado de Venezuela), que se encuentra varado en el subsuelo de las encuestas, sin ningún tipo de apoyo en las preferencias del electorado.

¿De dónde salió este loco?

Trump no es cualquier candidato. Es un empresario multimillonario, proveniente del sector de las Bienes Raíces, especialista en el desarrollo de megaproyectos inmobiliarios. Estudió en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania. Entre sus propiedades destacan (todos con su nombre, humildemente): la Trump World Tower, Trump Hotel Las Vegas, Trump Ocean Club International Hotel & Tower, la serie de hoteles Trump International Tower & Hotel en Honolulu, Chicago, Toronto, Tampa y Dubái. Igualmente administra propiedades en Panamá, Brasil y el Caribe.

En su lado fashion, desde el año 2005, dirige el Reality Show El Aprendiz. También es dueño de la franquicia del Miss Universo, Miss Estados Unidos y Miss Estados Unidos Teenager.

Trump posee varias docenas de empresas y consorcios; y su fortuna se estima superior a los 4.000 millones de dólares.

Por la boca muere el pez

A pesar de todos sus millones haciéndole peso en el bolsillo, Trump se ha entrampado en un sinfín de disparatadas y ofensivas declaraciones, generando grandes controversias desde el mismo momento de anunciar sus aspiraciones presidenciales. Entre sus frases e ideas, dignas del anecdotario de la antipolítica, tenemos:

  • Sobre México y el tema de la inmigración se ha empecinado en emitir comentarios despectivos y negativos hacia este país y su población, calificándolos como “corruptos, delincuentes y violadores”. Luego añadió los siguientes dardos fascistas, recordando el oprobioso muro de la vergüenza con que Israel oprime y confina al pueblo palestino: “Voy a decirles, México, esto no va a continuar así, vas a pagar por ese muro, y ellos pagarán por el muro”. También dijo que “ellos están haciendo una fortuna, México está haciendo una fortuna a expensas de Estados Unidos, se están convirtiendo en una nueva China en cuanto a sus tratados de comercio exterior, nos están matando en la frontera”. En cuanto al tema de la inmigración utilizó el despectivo término anchor babies (bebés ancla) para criticar la política migratoria de otorgar la nacionalidad norteamericana a los hijos de indocumentados que nacen en Estados Unidos. Estas xenofóbicas declaraciones han causado el repudio de la comunidad latinoamericana y diversos artistas, empresas y medios, como Univisión y Televisa, se han negado a seguir trabajando con el excéntrico y desquiciado precandidato.
  • Trump también recibió el fuerte repudio de los Veteranos y militares norteamericanos debido a su cuestionamiento sobre el senador Republicano John McCain, quien fue prisionero de guerra durante 5 años en la guerra de Vietnam. Sin tino alguno Trump señaló: “Él no es un héroe de guerra”. “Es un héroe de guerra porque fue capturado”… “Me gusta la gente que no fue capturada”.
  • Cual misógino, a Trump le dio por agredir a la presentadora de Fox News, Megyn Kelly, diciendo que tenía “sangre saliéndole de los ojos, sangre saliéndole por todos lados”, esto luego del primer debate presidencial del Partido Republicano donde le cuestionaron sus controversiales declaraciones sobre su política migratoria y sus ataques contra la población mexicana.
  • Lanzando dardos venenosos a diestra y siniestra también señaló que: “La gente está cansada de estos políticos incompetentes en Washington que son incapaces de hacer nada”. Aludiendo no solo a los políticos Demócratas, sino atacando también a sus propios compañeros Republicanos.
  • Con total desvergüenza a Trump también le dio por negar el fenómeno del cambio climático (como consecuencia de las acciones producidas por el hombre). Trump sostiene con ironía que el calentamiento global es un “engaño”, casi que un invento de los chinos.
  • Antes de que se realicen las elecciones Primarias Republicanas ya ha sugerido que si no sale favorecido por los votantes, igual se presentará como “representante de un tercer partido”.
  • La última de Trump ha sido agredir y expulsar al periodista de Univisión Jorge Ramos (de origen mexicano) de una de sus ruedas de prensa. Ante las cámaras de todo el mundo le dijo iracundo y sin vacilar: “Siéntese, no le he dado la palabra. Vuélvase a Univisión”. Inmediatamente ordenó a su equipo de seguridad que expulsara al periodista de la sala, ante las miradas atónitas de varios medios de comunicación. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ni se dio por enterada y el suceso fue minimizado por los grandes medios. Total, a los magnates y ricachones ni con el pétalo de una rosa. No podemos ni imaginamos la forma como manejará Trump la libertad de expresión, si llegase a ser presidente de Estados Unidos. Dios libre a los periodistas de esta pesadilla.

Hasta el mismísimo Barack Obama se ha puesto el pañuelo en la nariz ante los disparates y ocurrencias de Trump, calificándolos de intolerables y diciendo que esto es “una cultura que no conduce a una mejor política ni a buenas políticas”. “Los estadounidenses se merecen algo mejor”. Casi nada. Remata diciendo que “No es el tipo de liderazgo que América necesita ahora mismo y no creo que sea lo que nadie, demócrata, republicano o independiente esté buscando”.

Esto ni perturba ni intimida al ricachón y bravucón de Trump, el cual ni siquiera necesita hacer las fastuosas colectas que acostumbran organizar los candidatos para financiar la campaña electoral. Sin embargo, Trump señaló que “Aceptaría grandes contribuciones siempre que no esperen nada. Porque la única gente que puede esperar algo de mí va a ser la gente que quiere ver nuestro país ser grande de nuevo”. Olvidó mencionar su recurrente ambivalencia, ya que en todas las campañas electorales de los últimos veinte años, le ha dado por financiar indistintamente y a conveniencia a candidatos tanto del partido Republicano como del Demócrata. Asando dos pájaros de un solo tiro. Por si acaso.

Trump es especialista en este tema de generar locas controversias. Ya en el año 2011, se puso impertinente al poner en duda la nacionalidad norteamericana del propio presidente Obama y más tarde también criticó sus capacidades profesionales cuestionando sus notas en la Harvard Law School.

¿Qué podemos esperar?

Trump es parte del partido Republicano. Si llega a ser su candidato, estará atrapado por su base ideológica, la cual está estrechamente ligada al conservadurismo y al liberalismo. Flamante defensora, a capa y espada, del libre mercado, siendo enemiga de la intervención del Estado y del gasto público. Su ala más conservadora incluso defiende a rabiar la pena de muerte.

En la actualidad los Republicanos poseen mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado de los Estados Unidos, haciéndole la vida imposible al presidente Obama, bloqueándole sus principales proyectos y propuestas. Los Republicanos están mayoritariamente integrados por los recordados WASP (Blancos Anglo-Sajones y Protestantes), lugar donde encaja perfectamente Trump.

Entre las joyas que han sido presidentes Republicanos tenemos a Ronald Reagan (1981-1989), George Bush (1989-1993) y George Bush Hijo (2001-2009), responsables, entre otras atrocidades, de la invasión a Panamá, la invasión de Grenada, el financiamiento a los Contras en Nicaragua y las guerras de Afganistán e Irak.

Informamos desde la cabina de control que en The Donald Trump Show las parodias y parlanchinerias continuarán de manera indefinida durante toda la campaña presidencial. Nada serio sobre esta tierra.  Sin embargo, en el supuesto negado de que el loco de Trump acceda a la presidencia de Estado Unidos, el país más armado y sanguinario del mundo (maletín nuclear incluido), no tendrá ningún miramiento a la hora de “aniquilar” todas las amenazas que se le presenten.

Todos los gobiernos norteamericanos han sido fatídicamente soberbios y déspotas a la hora de dar sus zarpazos y cometer sus crímenes por todo el mundo. Con Trump, bocón y panfletario, podemos prever un mayor envilecimiento del imperio norteamericano. Que Dios nos libre de esta gente.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.