Noticias

9.nov.2015 / 12:11 pm / Haga un comentario

IMG_2171

Cortesía: Épale Ccs, (08/11/2015).- Para conversar con el ingeniero Haiman El Troudi, debimos ponernos casco y chaleco. No nos recibió en la oficina que debe tener como coordinador nacional de la Misión Transporte, ni en la comodidad de su casa, ni en algún espacio público de la Gran Caracas, sino en un lugar lleno de cemento, arena, cabillas, columnas, más ingenieros e ingenieras y, por supuesto, obreros: la futura estación Palo Verde III, aledaña a la estación Palo Verde II (Metrocable Mariche) y Palo Verde (línea 1 del Metro de Caracas), donde confluye un tercer sistema de transporte: el Cabletren Bolivariano. Una monstruosidad. “Preferimos hablar a través de nuestras obras, porque obras las conoceréis, obras son amores. Y es mejor que hable este Metrocable de La Dolorita, o la ampliación de la autopista, o un sistema de transporte, de lo que queremos hacer para proyectar desarrollo e inclusión que ponerme a dar un discurso sobre desarrollo e inclusión”.

La gente lo saluda y le plantea problemas; él escucha, da explicaciones y asume compromisos. “El país no está buscando culpables sino soluciones y nosotros, humildemente, hemos demostrado que lo que hacemos es trabajar y trabajar con resultados”.

Su cuenta en Twitter, @HaimanVZLA, refleja ese trabajo. Es un ejemplo del uso adecuado de las redes sociales para comunicar una gestión. Debería dar un curso a varios ministros, gobernadores, alcaldes y otros “servidores públicos”. Pareciera que todavía es el titular de la cartera de Transporte Terrestre y Obras Públicas, aunque haya renunciado a esa responsabilidad para poder optar por un puesto en la Asamblea Nacional, encabezando el voto lista del Gran Polo Patriótico por el estado Miranda.

IMG_2269

—¿Por qué es importante ganar la Asamblea?

—Para garantizar la preservación de la esperanza, la idea clara que tiene el pueblo venezolano de que hemos alcanzado un mejor vivir y la única manera de alcanzar lo mucho que falta por hacer es a través del mantenimiento de la Revolución. Con una Asamblea en contra, correríamos el riesgo de que buena parte de la inversión social sea obstaculizada. La oposición nos ha acostumbrado a negarse a cuanta iniciativa en beneficio del pueblo se presenta y, afortunadamente, hemos tenido mayoría patriótica que ha garantizado que las cosas continúen.

A pesar de las dificultades, tú ves esta obra, no se detiene, o el metro de Bello Monte, o la ampliación de la Gran Mariscal de Ayacucho, o el elevado de la Av. Presidente Medina, o la fábrica Yutong… Eso se ha hecho en este año de dificultades, así como se dan pensiones y se aumenta el salario. ¿Que no es suficiente? Es posible, pero vaya que es una muestra clara de la intencionalidad de nuestro modelo, de nuestro proyecto. Si aquí hubiera un gobierno neoliberal, las medidas obvias serían congelar los salarios y liberar los precios. Ya lo hemos vivido. Por eso esta elección, en medio de dificultades, es crucial.

—Su gestión es percibida como eficiente, pero no es el caso de otras. La oposición se vale de eso y de la crisis para presentarse como alternativa

—La elección para la Asamblea no trae consigo un remedio a los problemas económicos actuales, ni a la inseguridad, ni a los problemas del país, porque hablamos de un órgano legislador y contralor. El órgano ejecutivo es otro. Y una mentira muy descarada, muy burda, es que si ellos ganan la mayoría, el 7D aparecen los productos y se acaba la inseguridad y se arreglan todos los males de Venezuela, porque supuestamente el 6D va a haber cambio de gobierno. ¿Cuál cambio? La Asamblea es muy importante para asegurar los recursos y para dar el gran debate.

—Pero la AN a veces parece un circo

—Sin duda que los debates políticos sobre posiciones ideológicas y modelos que se enfrentan encierran mucha pasión, y todos los parlamentos del mundo son muy apasionados, por antonomasia. Eso siempre va a existir, pero tiene que hacerse en un plano de altura, de respeto, sin duda. Tenemos que recuperar la majestad del Parlamento para encontrarnos en el diálogo que busque ideas e iniciativas que contribuyan en las soluciones. Yo quisiera que la oposición traiga planteamientos que no sean consignas huecas, que aporte ideas y trate de desarrollar esas ideas. No me importa sentarme con un opositor, no tengo ningún prurito para estrecharle la mano a quien sea. También el Presidente lo ha hecho. ¿Que tú defiendes el capitalismo, el egoísmo, la prevalencia del interés individual sobre el colectivo? Bueno, vamos a debatir, y cuando toque, como en estas elecciones, que la gente decida, porque nuestra vía es electoral. Es un momento especial que podemos aprovechar para mantener los logros de la Revolución, pero también para que se privilegie el debate con respeto, tolerancia, altura, para buscar soluciones.

El poeta

Desde muy joven El Troudi se vinculó al mundo de las letras. Nació en Barinitas, “la cuna de los poetas”, donde también vieron luz Alfredo y Enriqueta Arvelo Larriva, Mario Surumay Quenza, Luis Alberto Angulo, José Gavidia Valero, entre otros. Además, fue cuentacuentos e hizo teatro en su adolescencia. “Eso es una veta infinita que desarrollo internamente, en el afán de cultivarnos, de aprender, de trascender el plano cotidiano en la proyección de lo inmanente hacia lo público. Yo creo que el mundo es mundo gracias a la poesía. El universo, las sociedades, la naturaleza hablan a través de la poesía”.

Mientras estudiaba Ingeniería en la ULA supo de Chávez. Se vinculó entonces a la insurrección desde el ámbito civil, lo que le valió su expulsión entre 1991 y 1993. “No es casual, porque estábamos muy activos esos años. Luego, gracias al profesor Adán Chávez, tuvimos una vinculación más estrecha”.

Ya graduado, se vinculó al MVR en Barinas y, tras la victoria de Chávez en las elecciones presidenciales de 1998, fue convocado a Caracas, donde ha desempañado diversas responsabilidades, entre ellas director del Despacho de la Presidencia (2005-2006); ministro de Planificación y Desarrollo (2008-2009); presidente del Metro de Caracas y Ministro del Poder Popular para Transporte Terrestre y Obras Públicas. “He recorrido todos los eslabones posibles en la administración pública, desde humilde empleado público hasta ministro”.

Además, es autor, coautor y compilador de varias publicaciones, entre ellas: Introducción a la educación en economía social y popular, El salto adelante. La nueva etapa de la revolución bolivariana, Inteligencia social y sala situacional, Herramientas para la participación, Empresas de producción social. Instrumento para el socialismo del siglo XXI y Ser socialista es un mal negocio.
—¿La sociedad venezolana está hoy más cerca del socialismo que del capitalismo?

—Estamos muy lejos todavía siquiera de comenzar a transitar hacia el socialismo, porque las condiciones materiales no se han dado, pero tampoco las superestructurales, es decir, culturales, para que avancemos hacia el socialismo. Tenemos que tener una sociedad nueva, poblada por hombres y mujeres nuevos, que no es que van a nacer dentro de poco y van a construir la próxima sociedad. No. La sociedad socialista de hoy se construye con el hombre de hoy comportándose de forma distinta. Para eso es importante apartar rasgos distintivos del hombre capitalista, que lo llamo hombre primitivo, que se aferra a lo material para su bien individual. No se puede concebir una sociedad donde alguien tenga un problema sin que todos, como si fuera un acto reflejo, de inmediato actuemos en búsqueda de apoyar a esa persona. Estamos lejos, sin duda, vivimos en una sociedad capitalista, pero hemos dado extraordinarios pasos.

—¿Cómo fue su relación con Chávez?

—Estuve en Miraflores casi cinco años y medio. No es lo mismo trabajar para Chávez que trabajar con Chávez. Y estuve en su anillo más cercano. Dormía en Miraflores. Mi habitación quedaba como a unos 60 metros de donde él descansaba. Conocí al Chávez humano, al Chávez líder genuino, de quien aprendí bastante, casi todo, y que definitivamente me moldeó, sobre todo con su ejemplo y con su prédica, su enseñanza. Cuando digo que es un padre, lo digo de verdad, lo viví a carta cabal. Desde el consejo más pequeño en el plano personal y los llamados de atención severos que él hacía hasta las lúcidas y preclaras manifestaciones de su pensamiento, que me tocó sistematizar. Cuando digo que hay que mantener el legado de Chávez, sé a lo que me refiero. Cuando digo que no hay que defraudar a Chávez, en carne viva lo experimento, lo padezco y lo siento, y además daré mi vida por ello.

 

¿Qué opina sobre?

Matrimonio igualitario: Soy muy respetuoso. Confieso que hasta hace unos años, quizás una década o un poco más, no tenía esta posición; la he adecuado porque creo que he madurado y estoy desprejuiciado. Ellos tienen derechos absolutos a ejercer todas las prerrogativas sociales, dejando a un lado los convencionalismos.
Despenalización del aborto: Por condiciones humanitarias, no tengo duda. Estoy de acuerdo. Sobre interrumpirlo a conveniencia, a capricho, tengo mis reservas. Hay que dar el debate. Escuchar más argumentos. No tengo una posición clara.

Marihuana: El alcohol y el cigarrillo hacen tanto o más daño. Así como creo que tenemos que avanzar hacia que esos consumos se minimicen y tiendan a desaparecer, porque son comprobadamente nocivos, hay que lograr que la sociedad apueste por otras formas de recreación y socialización, que respeten la vida y el ambiente.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.