Análisis / Juventud

27.ene.2016 / 09:02 am / Haga un comentario

Un show tiene montado la derecha criolla en la Asamblea Nacional. Una telenovela de varios capítulos cuyo libreto tiene un solo fin, arrasar con la Revolución Bolivariana. Se ve claramente que todas sus acciones están fríamente calculadas, no para buscar el bienestar del pueblo venezolano, sino para generar condiciones de conflictividad que le permitan cumplir con su maquiavélico sueño de tumbar al gobierno. No tienen otra cosa entre ceja y ceja.

El rechazo al Decreto para enfrentar la Emergencia Económica efectuado por la Asamblea Nacional era natural y previsible. La totalidad de partidos opositores presentes en la asamblea han estado confabulados con los agentes económicos de la derecha que han propiciado la Guerra Económica. Es decir, son los mismos actores irresponsables que han venido conspirando con la finalidad de generar malestar en la población y socavar la base popular del gobierno.

Siempre procurando la generación de malestar social, aupando una insurrección popular. El pueblo ha aguantado con paciencia y mucha conciencia estos ataques. Pero la molestia es generalizada y el Decreto establece una serie de elementos para acelerar la respuesta y el abordaje inmediato a los distintos problemas en el ámbito económico, fiscal y productivo.

El Decreto de Emergencia Económica contempla la implementación de medidas para “atender eficazmente la situación excepcional, extraordinaria y coyuntural por la que atraviesa la economía nacional y garantice a la población disfrutar de los servicios básicos”. En su artículo 2, define las áreas prioritarias de atención y propone las líneas de acción para el abordaje inmediato en conjunto con todas las fuerzas productivas y sociales del país. Por eso el decreto propone “Disponer los recursos provenientes de la economía presupuestaria del ejercicio económico financiero 2015, para garantizar la continuidad de las misiones sociales, abastecimiento de alimentos y de productos de primera necesidad; Asignar recursos extraordinarios a proyectos, previstos o no en la Ley de Presupuesto, a los órganos de la Administración Pública para optimizar la atención de los venezolanos en sectores como salud, educación, alimentos y viviendas, los cuales podrán ser ejecutados a través de las Misiones y Grandes Misiones; Diseñar e implementar medidas especiales, de aplicación inmediata, para la reducción de la evasión fiscal; Dispensar de la modalidad de requisitos propios del régimen de contrataciones públicas a los órganos contratantes en diversos sectores, a fin de agilizar las compras del Estado que necesiten urgencia; Disponer de trámites para la importación y nacionalización de mercancías cumpliendo con los permisos pertinentes; Implementar medidas para agilizar el tránsito de mercancías por puertos y aeropuertos, pudiendo desaplicar temporalmente normas legales que se requieran; Dispensar de los trámites cambiarios de Cencoex y BCV a órganos del sector público y privado para garantizar la importaciones de bienes indispensables para el abastecimiento nacional; Requerir empresas del sector público y privado, incentivar sus niveles de producción así como el abastimiento de diversos insumos a los centros de producción y bienes esenciales; Adoptar las medidas necesaria para asegurar el acceso de la población a alimentos, medicinas y bienes de primera necesidad, así como al disfrute de todos sus derechos; Adoptar medidas para estimular la inversión extranjera así como la exportación de rubros no tradicionales; y Desarrollar y fortalecer el sistema de misiones y grandes misiones socialistas, a fin de incorporar los pequeños y medianos productores”.

Ante estas propuestas del Poder Ejecutivo para enfrentar la difícil situación económica del país, la derecha anidada de la Asamblea Nacional, respondió con su odio y la tozudez acostumbrada, bloqueando y rechazando la propuesta, eso sí, sin ofrecer alternativa alguna. En un show mediático, para su circo y sus frenéticas hordas, la derecha desaprobó el Decreto de Emergencia Económica argumentando que las áreas y objetivos de acción eran “inconsistentes, poco claros, y en algunos casos contradictorios”.

Frente a todo el país la derecha pateó y desechó la propuesta, bloqueando la posibilidad de implementar soluciones inmediatas para enfrentar la crisis económica.

El objetivo de la derecha es más que obvio, quiere mantener de manera permanente e indefinida el estado de confrontación, la crisis, el conflicto y el malestar (generados por la Guerra Económica con la especulación y el bachaqueo a la cabeza), ya que son elementos esenciales que requieren para mantener las condiciones que permitan y viabilicen un “Golpe de Estado Parlamentario”. Este es el objetivo inmediato de la derecha, por eso no tienen interés alguno en que se logre la estabilidad en la distribución de los artículos esenciales de la cesta básica: alimentos, medicinas y otros productos fuertemente golpeados por la especulación. El bienestar del pueblo no es problema de la derecha (a pesar que en sus falsas promesas electorales juraron por Papa Dios acabar con las colas), lo de ellos es el frenético asalto al Poder Ejecutivo.

Negar el Decreto es solo la punta del iceberg, esta gente tiene todas sus garras y ambiciones desatadas. Juegan no a buscar soluciones, sino a colapsar al Gobierno Bolivariano. Apretarlo y asfixiarlo. Por eso van a bloquear todas y cada una de las propuestas e iniciativas que el Poder Ejecutivo presente ante esta conspiradora y golpista Asamblea Nacional.

Al bloqueo en la Asamblea Nacional, la derecha suma otras dos grandes tareas: lograr el referéndum revocatorio para tumbar al gobierno y asaltar las gobernaciones en las elecciones regionales de fin de año. Nadie debe dormirse o sorprenderse, Ramos Allup lo ha confesado sin tapujo alguno: “frente a un Gobierno que está en etapa agónica, terminal, que no se resigna a admitir lo que perfectamente sabe, que llegó a su fin ese lapso de 17 años ignominioso y degradante en la historia de Venezuela”. La rapiña no se detendrá nunca hasta consumar oprobiosos sus fines.

Está en marcha el plan de arrase de la derecha, pero como en un juego de ajedrez, a cada movimiento de la logia conspiradora, nuestro pueblo debe hacerle frente para resistir todos los ataques de esta derecha perversa. Avisados de las intenciones de la derecha fascista, debemos reorganizarnos y contratacar para defender y fortalecer nuestra Revolución Bolivariana.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.