Análisis

11.abr.2018 / 01:31 pm / Haga un comentario

La derecha continúa en su estira y encoge. Nada los saca de su estado psicótico, enajenado,convulsionando en modoNirvana. Prosiguen imparables actuando guiados por las hormonas sin nada de neuronas. Sus locuras, contradicciones y errores los han hecho darse duros cabezazospor andar apoyando a los maquinadores golpistas y por seguir laagenda de violencia terrorista.

El principal error de la oposición radica en la desunión existente entre los distintos factores políticos que la conforman. Demasiados egos juntos. Traduciéndose esto en una infinidad de “sensibilidades” y visiones que han generado resentimiento, desconfianza y muchas pugnas internas, productoevidente de las ambiciones desmedidas, de las agendas ocultas y de los intereses mezquinos de sus principales miembros.

En segundo lugar,se observa una profundadispersión ideológica. Un arroz con mango, una mescolanza de posturas y visiones donde los líderes sueltan cualquier disparate (dolarizar en su verbo de moda), sin asidero teórico, legal o político; y más lamentableaún, sin viabilidad económica y financiera. Nadie en la derecha ha presentado un plan de gobierno, o una propuesta creíble que haya calado siquiera entre sus propios partidarios (ni el término neoliberalismo osan mencionar). No hay nada en sus arengas, y mucho menos en su oferta electoral, que inspire a creer que adelantarán acciones para proteger al pueblo más humilde.

La derecha no tiene rubor en mentir y engañar a sus seguidores. Hace rato que solo maltratan y desaíran a sus propias bases. Logrando, finalmente, que sus militantes estén todos desconcertados, desalentados, sin saber qué hacer o qué posición tomar frente al estira y encoge de su dirigencia: votar, abstenerse, invasión militar, dolarización, etcétera y más etcétera. Son confusos mensajes contradictorios que tienen a más de uno en estado trastornado. De manicomio.

La gran pregunta es: ¿Dónde están los “próceres” de la derecha? Capriles está desvanecido, Ramos Allupagazapado, López totalmente mudo (ya ni la sifrina da sus partes diarios de guerra), Guevara cobardemente escondido en una embajada. Absolutamente todos le han dejado el pelero a la gente. Han abandonado a sus partidarios.

Para nada los extrañamos. Pero el vacío es tan grande, que han dejado el camino abierto para que sobrevengan libremente las perversas“travesuras” del nefasto personajillo llamadoJulio Borges.Él ha vendido su alma al diablo, decantándose por procrear una venenosa e insana agenda contra el país, empezando por sus apátridas convites para lograr el bloqueo económico y financiero de Venezuela. Sus “sonrientes y afectivas” coordinaciones con los sanguinarios halcones gringos, nos han puesto frente a la perturbadora amenaza de una intervención militar. Todo producto de la insania mental y la irresponsabilidad de un personaje que carece de un mínimo de escrúpulos y amor por su patria.

Borges cree que,recorriendo el mundo y malponiendo a su propia patria, se encumbrará políticamente hasta la silla de Miraflores. Cree que mediante la injerencia extranjeraexpoliará el poder político que por su escasísimo carisma y susmediocres cualidades ideológicas nunca ha podido alcanzar por méritos propios. Borges hace tiempo que superó a Calígula en engendrar maldades.

 

Salto al vacío

El panorama se ve claro entonces. Los líderes de la derecha han abandonado el camino de la paz y la democracia. Su silencio e inacción revela que han renegado del escenario electoral, haciendo votos por el golpismo, la injerencia extranjera y la agresión militar.

Todos ellos han abandonado al pobre Henry Falcón. Este loco anda suelto, íngrimamente solo y dejado a su suerte. Cada vez que habla deja en evidencia sus limitaciones. Solo hay improvisación y desbocamiento. Su verbo viene cargado de carencias, sinun programa político propio, de fuerza, creíble o ejecutable.

Los opositores observan estupefactos: cómo en cámara lenta se van hundiendo frente a este inminente fracaso. Otro salto al vacío de la disociada derecha. Falcón nos recuerda demasiado bien las disparatadas ocurrencias y los desastres de Carlos Andrés Pérez; también nos recuerda las manías egocéntricas e irascibles del exgobernador Capriles. Todos brincando pocitos, desatinados, tropezando de disparate en disparate.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.